Blank image
logo
Dr. José Guadalupe Hernández.
Vanderbilt University.
Neurofeedback y Psicología Especializada

C. Mision de Sto. Tomas #2993. Oficina #201. Zona Rio.
Tijuana, B.C., Mexico.
Móvil: +52 (664) 217-1694
Fijo: +52 (664) 634-2227
jhervargas@gmail.com

Neuroterapia ∙ Neurofeedback ∙ PTSD ∙ ADHD ∙ Terapia de pareja ∙ Terapia familiar ∙ Asesoría ∙ Tratamiento de adicciones ∙ Orientación vocacional ∙ Psicología clínica ∙ Psicologo ∙ Sicología clínica ∙ Sicólogo ∙ Autismo
Primero se lleva a cabo una entrevista inicial para comprender la historia familiar y de salud de la persona. Una vez que se obtiene una evaluación completa del problema, el paciente podría asistir a sesiones de Neurofeedback por lo menos dos veces por semana para conseguir patrones de ondas cerebrales asociados con balance. El entrenamiento en Neurofeedback es un procedimiento indoloro y no invasivo. Se colocan uno o más sensores en el cuero cabelludo, así como uno en cada oreja. Las ondas cerebrales se monitorean por medio de un neuroamplificador y de un instrumento computarizado que procesa las señales y proporciona la retroalimentación adecuada. Esta retroalimentación se muestra al paciente por medio de un videojuego operado con sólo enfocar la atención. A medida que aumenta la actividad en una banda de frecuencia deseable, el videojuego se mueve con mayor rapidez. Gradualmente, el cerebro responde a las señales que se le proporcionan y entonces tiene lugar un “aprendizaje” de nuevos patrones de ondas cerebrales. El patrón nuevo resultante del entrenamiento se parece mucho al que se observa normalmente en personas que no tienen los problemas o discapacidades que están siendo tratadas en el paciente.  
El Síndrome de Déficit de Atención con Hiperactividad (SDAH), la impulsividad, la distractibilidad, y la hiperactividad, podrían responder muy bien al entrenamiento con Neurofeedback. Si esto ocurre, se puede dar un desempeño escolar y laboral más exitoso. Las funciones cognitivas pueden mejorar también. En varios estudios controlados, se encontraron aumentos de 10 puntos en puntajes de CI (Coeficiente Intelectual) en un grupo representativo de niños con SDAH. En dos estudios clínicos se demostró un aumento promedio de 19 a 23 puntos. La conducta puede mejorar también en otras formas: Si un paciente hace muchos “berrinches”, es beligerante, desafiante y aun violento o cruel, con este entrenamiento la persona puede recuperar el control de estos aspectos de su conducta. En el caso de la depresión, puede haber una recuperación gradual del “afecto” o de la responsividad emocional, así como una reducción de la fatiga debida al esfuerzo. En el caso de la ansiedad y de los ataques de pánico, se observa un mejoramiento gradual en la “regulación”, con una disminución de la frecuencia y de la severidad de los episodios de ansiedad y de los ataques de pánico hasta que la condición se normaliza. En el caso de la epilepsia, observamos una reducción en la severidad e incidencia (frecuencia de ocurrencia) de los ataques. En muchos casos, la dosis de medicamento anticonvulsivo podría reducirse (si es recomendado por los neurólogos que refieren los casos), y se pueden reducir los efectos segundarios asociados a esos medicamentos.  
El cerebro es asombrosamente adaptable y capaz de aprender. Puede aun aprender a aumentar su propio desempeño, con el solo hecho de que se le proporcionen pistas acerca de lo que debe cambiar. Cuando se hace llegar información al cerebro acerca de cómo está funcionando y se le solicita que lleve a cabo ajustes a la misma, entonces el cerebro puede hacerlo. Las ondas cerebrales (observadas en los electroencefalogramas, EEG) muestran un patrón particular cuando el cerebro maduro funciona correctamente y se autorregula y la persona está alerta y atenta. Nosotros retamos a la persona a que mantenga este estado de “alto funcionamiento”, de alerta y de atención. Gradualmente el cerebro aprende, tal como aprende cualquier otra cosa. Y, como sucede con cualquier otro aprendizaje, el cerebro tiende a retener la nueva habilidad. Observamos que si el EEG no se comporta bien en estas circunstancias, podría haber efectos negativos en la habilidad para aprender, en los estados de ánimo, en los patrones de sueño y en la conducta. Con el entrenamiento basado en Neurofeedback, las personas pueden recuperar gradualmente el control de estas funciones así como lograr la normalización del EEG.  
 
Davarel ®
Sitio Web gratuito y catálogo Web gratuito para tu negocio.
¡Crea tu sitio ahora!